Desde mi Atalaya quisiera divisar, la paz del mundo, pero solamente veo, amargura y dolor.

martes, 31 de enero de 2012